Piratas y corsarios en el Delta del Ebro

con No hay comentarios

Echamos atrás en el tiempo y nos situamos en el siglo XVI, una época en la que el Delta no tenía la forma de flecha que tiene actualmente. No estaba definida la punta del Fangar, la punta de la Banya estaba en plena formación y aún no existían la isla de Buda y Sant Antoni. El Ebro, desembocaba por diferentes partes y las lagunas de la Encanyissada y la Tancada eran una sola laguna que estaba abierta a la bahía dels Alfacs. Una vez nos hemos hecho la idea del Delta de aquella época, también debemos ser conscientes de las condiciones de vida que había.

Este siglo fue una época de piratas, concretamente de piratas sarracenos y berberiscos, todos procedentes mayoritariamente del norte de África pero también de Oriente Medio y Asia Menor. Se dieron cuenta de los beneficios que podían obtener en este territorio ya que tenía todo lo que necesitaban (agua dulce, sal, alimentos, ganadería…) y como punto a favor no estaba defendido. Aparte, debido a su localización era un punto estratégico de primer nivel ya que después podían navegar aguas arriba o abajo para continuar saqueando las costas catalanas y valencianas.

El primer ataque pirata data del año 1521, cuando cuatro barcos remontaron el Ebro, y cogieron por sorpresa a la gente de Amposta saqueando y capturando muchos habitantes. A partir de ahí todo fue a peor, ya que poco después comenzaron a producirse diferentes ataques constantes también en la zona de los Alfaques.

Todo el territorio de la mar del Ebro dependía de las compañías de defensa de la ciudad de Tortosa porque el Delta no tenía suficiente población para poder resistir los ataques. Las compañías eran un excelente elemento disuasorio pero eran una respuesta a posteriori ya que casi siempre llegaban tarde.
A medida que se iban produciendo episodios continuados de saqueos, la administración real empezó a comprender el problema que esto suponía. Fue entonces cuando el rey Felipe II incluyó la fortificación dels Alfacs dentro de su plan de defensa de la costa de Levante. La fecha de inicio de las obras de la torre de Codonyol y Sant Joan las situamos en 1568, la primera era pequeña y fácil de construir y la terminaron enseguida pero con los años presentó deficiencias en la construcción porque no soportaba la fuerza y el peso de los cañones. Respecto a la de Sant Joan, que era más grande y compleja la terminaron de construir en 1576.

A partir del 1580, debido a la mejora del sistema defensivo de la bahía, los ataques se desplazaron hacia Cap Roig, a la izquierda del Delta. Según los documentos históricos, el último ataque de piratas y corsarios de estas tierras se produjo el 11 de Septiembre de 1598 en el Perelló.

Comparteix