Lo Passador

con No hay comentarios

Soy la única infraestructura viaria que conecta directamente los dos municipios situados al mismo centro del Delta del Ebro, uniendo también sus dos comarcas: el Baix Ebre y el Montsià. Inevitablemente me he convertido en el nexo de unión más importante del territorio y, seguramente, habéis oído hablar de mí con el nombre del “Passador”.

Empezaron a construirme el año 2008 y fui inaugurad dos años después. Des de mi inauguración, los habitantes y visitantes de la zona, me consideran un símbolo y un emblema.

Mi nombre es un homenaje al antiguo oficio de pasador, ya que la barrera histórica que separaba los dos lados del río sólo podía solucionarse con transbordadores de pago, como por ejemplo el paso de barca de la Cava, el paso de barca de Olmos o el de la isla de Buda.

También existía el paso de barca de Garriga, que unía Sant Jaume d’Enveja y Deltebre. Fue el último en dejar de funcionar y actualmente está situado en el mismo sitio donde funcionaba pero fuera del agua, al lado del río. Se puede acceder fácilmente por el carril bicicleta que recorre el paseo.

Este transporte fluvial prestó servicio sin interrupción des del año 1849 y al largo del Delta había más de cinco. Hacían hasta ocho viajes en una hora y cargaban diferentes tipos de vehículos, maquinarias para trabajar el arroz pero sobre todo transportaba personas.

Soy un punto de interés destacado en los itinerarios del Parque Natural del Delta del Ebro, como por ejemplo el camino de Sirga que llega hasta Amposta o, en sentido contrario, hasta la playa de Migjorn.

Tengo dos carriles para los coches, uno para cada sentido. Doy el mismo espacio para los coches que para las personas y las bicicletas, para que puedan pasar de un lado al otro del río de una forma agradable y segura, disponiendo de unas vistas magníficas, algunos paneles explicativos i algunos bancos para descansar.

Os recomiendo parar cuando lleguéis a mi parte más alta para descansar un poco porque soy un puente muy empinado con 19,3 metros de altura, que permiten pasar a los barcos más grandes por debajo de mío. Os daréis cuenta que descansar será lo mejor que hubieseis podido hacer porque podréis disfrutar de las imágenes que os proporciona la altura: des de la isla de Gràcia hasta la continuación del viaje del río hasta que abraza el Mediterráneo.

Texto Erika Valero
Fotografia Ramon Calduch

Comparteix

Deja un comentario