Invierno en el Delta del Ebro

con No hay comentarios

 

El paisaje invernal del Delta del Ebro está marcado por los contrastes cromáticos. Miles de flamencos pasan el invierno en las lagunas, como inmensas nubes rosas que reposan suavemente sobre las tranquilas aguas. El vuelo sinuoso de los estorninos plaga el cielo de grandes manchas que se mueven al compás de la música.

El río gana protagonismo alojando legiones de cormoranes que ya no encuentran alimento en los arrozales vacíos. Una ligera neblina se levanta todas las mañanas de las aguas que bajan tranquilas buscando el mar y un intenso color púrpura se refleja cuando el sol poco a poco abraza este espacio natural.

Los carriles bicicleta son vértebras que dan la oportunidad de conocer todos los rincones de la manera más natural. Los inviernos en el Delta son suaves y permiten seguir practicando el #slowdelting, dar un paseo por la playa o simplemente sentarse y observar.

Dejar un comentario